Archivo del blog

domingo, 14 de abril de 2013

Editorial: La experiencia: sentimientos, emociones, ideas. ¿Son hijas de una misma madre?

Mi foto


            Esta ha sido una semana muy fecunda para mí, especialmente en su segunda mitad. He sentido la variabilidad del yo cuando no sabe a qué atenerse; posiblemente en ocasiones estoy observando directamente este proceso natural sin la intervención de los diferentes ´chiringuitos mentales´ ideados para disfrazarlo todo. Me he sentido muy vulnerable y he tenido que respirar profundamente en más de una ocasión para seguir adelante. Como hace muy poco le decía a una buena amiga: ´es posible que toda la represión con la que he intentado acallar mis impulsos naturales haya “retorcido” tanto mi ser que ha llegado hasta mi cuerpo; así que darse cuenta en profundidad de algo implica que todo lo reprimido va a salir (porque va a dejar de estar retorcido). Hay que saberlo y afrontarlo sin miedo porque de lo contrario no vas a poder seguir adelante y tenderás nuevamente a la represión y el consiguiente conflicto crónico que acabará definitivamente contigo. No es el tiempo el que marca el verdadero cambio, es el querer hacerlo posible…´.
            
              Sin embargo no me siento especialmente mal, no pienso que esto sea una maldición, sino que por fin estoy llegando al corazón de mi angustia vital. Pero ahora queda por saber qué hago o si hay que hacer algo al respecto. En este momento pienso, siento que no hay nada que hacer y si mucho que aprender de la observación de la herida. Sólo si llego a verla en detalle sabré qué es lo que me produce esta, en ocasiones, casi insoportable desazón.
            
            Me ha quedado muy claro que ´somos comunidad´, somos algo así como un organismo que vive en simbiosis con todo lo que le rodea (exteriormente e interiormente). Sin embargo tan sólo nos afectan, conscientemente sobre todo, aquellas cosas en las que nos centramos. Ese centrarse tiene que ver con las emociones los sentimientos y los pensamientos, que probablemente tienen su asiento en la memoria, o sea que están firmemente arraigados en el inconsciente a través del proceso estímulo, acción, experiencia y recuerdo.
            
            Así pues es bastante normal que a medida que vamos haciéndonos mayores nuestra perspectiva del mundo se haga más y más monolítica. Vamos descartando las múltiples opciones que nos presenta el momento presente para vivir ´la cómoda realidad´ que nos hemos construido; talismán contra las penurias de la vida. Ante la desazón y el miedo que podemos llegar a sentir, o nos implicamos de una forma casi suicida, o tratamos de mirar discretamente para otro lado cuando la desgracia o la enfermedad se ceban con conocidos o seres queridos.

Los demás son un espejo donde podemos reconocernos instantáneamente. ¿Necesito amargarme la vida con retorcidas reflexiones y elaboradas justificaciones cuando delante de mí tengo el escenario donde soy el actor principal y el espectador con palco preferente?  Salvo en procesos que ya han derivado en serios trastornos observo que estamos más que preparados para poder sanar de nuestras neurosis.

En variadas situaciones de la vida la experiencia juega un papel primordial, pero a la hora de afrontar creativamente lo nuevo, y por nuevo entiendo todo lo que me ocurre ahora, la experiencia más que ayudarnos nos lleva por los cómodos raíles de lo conocido, lo previsible, lo seguro, lo preestablecido (supervivencia ´enlatada´). Yo pongo en duda que sea saludable vivir así, aunque veo con claridad que este es un viejo mecanismo que nos acompaña desde que la mente humana funciona como tal. No va a ser fácil el vivir el aquí y el ahora en una mente que funciona con las miras puestas en la supervivencia personal o grupal por encima de todas las cosas.

Observo más bien que cada momento es un momento único que requiere de una respuesta única; posiblemente somos tan contradictorios porque no sabemos utilizar adecuadamente nuestras capacidades, o más bien desconocemos cuáles son. ¿La observación en silencio y el vivir la vida con suma lentitud pueden servir de ayuda?
            

No hay comentarios:

Publicar un comentario