Archivo del blog

martes, 9 de abril de 2013

Editorial: ¿El yo es algo fijo o existe la posibilidad de crear en completa libertad?

Mi foto


Como quiera que sean las cosas otra vez me encuentro ´lleno´ y voy a ´vaciarme´.
            
El sueño es un momento muy interesante. Cuando dormimos, el ´consciente´ se evapora o quizá se fusione con el inconsciente. Generalmente se produce bastante actividad cuyo objetivo es adaptarnos a la cambiante vida. Lo que es probable que hagamos, lo que somos y seguramente seremos, está almacenado en el inconsciente, no como una cita ineludible con el destino sino como un conjunto de probables soluciones preasignadas llamadas ideas. Es una especie de software preestablecido por la naturaleza, el aprendizaje, la experiencia-recuerdo, y el adoctrinamiento, piedra angular de este entramado cuya misión es interpretar la vida desde un punto de vista concreto y exclusivista. Durante el sueño todo se relaciona sin las restricciones de la consciencia y con un control menos férreo de la ideología propia, así es más fácil encontrar soluciones ´creativas´. Por estas y otras razones opino que el sueño es uno de los momentos más importantes del día.
            
           ¿Es nuestro inconsciente un estorbo para la consecución de un ser humano libre y de una humanidad unida? ¿Si así fuera, cómo podríamos vivir cotidianamente sin su contribución? No nos pongamos trágicos ni extremistas y sigamos adelante.
            
          Observo que la forma de trabajar del cerebro es muy poco creativa debido a que la supervivencia consume gran parte de su tiempo. Aunque en las sociedades modernas trabajemos en equipo, él sigue apostando fuerte por la supervivencia propia y la de aquellos a los cuales identifique casi como iguales. Desgraciadamente esta estrategia se convierte en fuente de conflictos permanentes ya que entonces la práctica totalidad de las demás personas son individuos circunstanciales y diferentes a él, la mayoría son invisibles y por lo tanto prescindibles. La historia humana está plagada de ejemplos en esa dirección (nos ignoramos e incluso nos tratamos como objetos). ¿Pero y si extrajésemos todos esos factores endógenos y exógenos preestablecidos, qué quedaría de nosotros?   Quizá nuestra esencia.
            
           Los científicos dividen el cerebro esencialmente en tres partes con diferente grado evolutivo que tratan de ´dialogar entre sí´ con el fin de tomar decisiones; así que dependiendo de la situación, la parte más implicada se ´lleva el gato al agua´. Cuando me refiero a lo contradictorio que es el ser humano me refiero a eso; la óptica con que enfocamos un asunto nos hace ver aspectos concretos que cambian dependiendo de nuestros intereses. Pero cuando somos capaces de observar las cosas desde varios puntos de vista probablemente nos damos cuenta de que los asuntos de la vida se vuelven más y más complejos.  ¿Hay alguna forma de ver algo desde ningún punto de vista para poder observar el inicio del conflicto?
            
             De forma “instantánea” deseamos algo e inmediatamente se desencadena un proceso que tiene resultados medidos y preestablecidos por la estructura particular de cada mente. El material es el mismo pero su organización es lo que identifica y diferencia a un individuo de otro. Si nos salimos de nuestra ´horma´ nos sentimos incómodos, y eso generalmente desencadena un conflicto de intereses que nos hace sufrir y buscar la manera de interconectar todo ello de forma que se adapte a nuestro punto de vista sobre el mundo tratando de no contradecir a nuestros principios. Si no lo conseguimos, entonces lo rechazamos.
            
             Así pues cada uno vive dentro de una comunidad en la que hay roces de convivencia, injusticias, y hasta luchas fratricidas motivadas por la necesidad de establecer un solo criterio director, un liderazgo sólido. La vida es un proceso donde todo esto ocurre dentro y fuera de uno mismo.
            
             ¿Dialogando con uno mismo podemos ver lo que nos ocurre? ¿Nuestra relación con nosotros mismos no muestra la preponderancia de unas zonas sobre otras, y no es la educación recibida la que intenta regular ese proceso? ¿Nuestras luchas seculares internas y externas no muestran un modelo caduco e incapaz de resolver los problemas por más que se analice al ser humano?
            
            ¿Es posible vivir de una forma diferente, una forma donde la mente trabaje de una manera inclusiva que no esté constituida por unas normas preestablecidas? ¿Es entonces posible ser creativo todo el tiempo necesario? ¿Es posible que el universo se comporte de esa forma a la que la ciencia llama casualidad?
            
               ¿No será que no existe forma alguna de ver la vida, y que la única forma de vivirla sea con todos los sentidos y partes conectados a la vez? ¿Desde este punto de vista global es necesario el análisis y la síntesis a la hora de vivir nuestra vida y compartirla con los demás?
            
          ¿Por qué a ese ´fluir de la vida´ lo denominan unos azar y otros ´voluntad divina´ construyendo sistemas de pensamiento y haciéndolos girar entrono a esos conceptos inamovibles?
            
          ¿Podemos dejar de soñar con ser algo concreto para simplemente ser en cada momento?     

No hay comentarios:

Publicar un comentario