lunes, 23 de julio de 2012

Me doy cuenta (V)


Mi foto

¿El reflexionar implica pensar?

Esta pregunta me la hizo hace poco tiempo una persona con la que converso con frecuencia. Ahí va mi contestación.

Muy buena pregunta la tuya: ¿el reflexionar implica pensar?

Hace poco tiempo me di cuenta de que pensar no es negativo, porque mientras la mente esté atenta, el silencio en el que se encuentra le impide especular, y por lo tanto, la mente recibe ´alimento fresco´ proveniente del presente. Así que en ese estado de atención, come y excreta, no acumula nada superfluo.

Observo que tal y como aprendemos a reflexionar, llenamos la mente de pensamiento condicionado (acumulado en el pasado), la removemos, y de ese ´centrifugado´ extraemos uno o varios pensamientos "nuevos". Me di cuenta que de nuevos no tenían nada, tan solo son combinaciones de los ya existentes, lo cual me permite ´tirar para adelante´ durante un tiempo y establecer nuevos dogmas personales (rigidez); pero antes o después necesito reformas, y vuelta a empezar. Más tarde me di cuenta de que el pensamiento no es creativo sino especulativo, ya que no trabaja con el presente, y esa es la razón por la que crea los problemas. Así que generalmente la resolución de un problema genera otros. Esto lo hemos asumido como natural, y yo, hoy, lo pongo en duda.

Lo que se entiende por intuición, esa capacidad para ver lo esencial sin necesidad de razonamiento previo, sería quizá lo que entiendo hoy por pensar, aunque las definiciones más formales digan que en el acto de pensar se razone. Así que hoy entiendo reflexionar como un mirar para adentro y para afuera en completo silencio, una forma de observar el presente sin la intervención de los pensamientos para así poder estar en contacto con los hechos en sí y no con sus interpretaciones. Es algo sumamente difícil que ocurre cuando no lo buscas, es un fenómeno espontáneo, a mí tan solo en alguna ocasión me ha ocurrido, seguramente igual que te ha pasado a ti. Aún tratándose de algo tan difícil creo que merece la pena hablar de ello para que sigamos animándonos a vivir una vida sin conflictos, sin miedo, y en completa comunión con el mundo.

Un abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario