domingo, 17 de junio de 2012

Actualidad económica: ¿somos así o podemos ser diferentes?


  Quiero compartir con vosot@s la parte genérica de unos correos personales con alguien muy preocupado por aportar soluciones al caos que vivimos:

Hola Jorge.

Gracias por tu e-mail. Seguramente esta innecesaria recesión tiene mucho que ver con la situación laboral en que much@s estamos.
En relación con tu impresión de que estamos viviendo una especie de guerra económica, te diría lo siguiente. En realidad no es una guerra entre mercados y gobiernos soberanos, aunque parece así, me explicaré. Los países soberanos tienen infinitamente más poder que los mercados. El pequeño sector privado de los bonos no se puede comparar con ningún estado. Lo que observamos parece una guerra solamente porque los estados soberanos se han atado voluntariamente las manos en la espalda. Lo han hecho por ignorancia y por estar cegados por la doctrina neo-liberal que les impide utilizar su capacidad de crear el dinero que falta para estimular sus economías. Un estado soberano con su propio dinero no tiene que tomar prestado nada de los mercados; las tesorerías nacionales respaldadas por sus respectivos bancos centrales pueden neutralizar a los compradores de bonos (y a los interés que demandan) hoy mismo si así lo desearan. Que los bancos centrales tienen este poder ya ha sido demostrado por el BCE recientemente  cuando compró bonos del estado español en el mercado secundario. En el caso de España, por no tener su propio dinero, una actuación efectiva para controlar el nivel de intereses en los bonos dependerá de la voluntad del BCE para intervenir. ¡Pero el BCE puede dejar a los especuladores y compradores de bonos impotentes en menos de un día porque dispone de potencial y mecanismos! Te recuerdo que el pleno empleo es posible y ha sido lo normal en los países desarrollados durante 30 años de 1945 hasta aproximadamente 1975. Lo demuestra claramente el grafico abajo preparado por un profesor de la Universidad de Newcastle en Australia. Entonces no dependían de especuladores para financiar el pleno empleo, y esto es posible también hoy.

¿Por qué nuestros dirigentes dan prioridad a los intereses de un pequeño sector privado (el mercado de los bonos) en vez de cuidar a sus ciudadanos y a los miles de personas innecesariamente en paro, especialmente cuando el BCE puede neutralizar y domar el mercado privado  de los bonos?  ¡Esta es la irresponsabilidad a la que tenemos declarar la guerra!

Un saludo.

  
Hola...

   Gracias por tu rápida respuesta. 

   La gráfica que me muestras me hace pensar que el pleno empleo en el entorno de los "países desarrollados" entre los años 1945-1975 llegó en buena parte porque había que reconstruir un mundo en el que la desigualdad y la violencia se habían impuesto y lo habían dejado semidestruído. Parece que de momento el ser humano es incapaz de vivir en armonía, paz y concordia por periodos largos; la historia demuestra una y otra vez que cuando los recursos se agotan por la desmesurada ambición, llega la crisis con su ejército de revoluciones, guerras, hambrunas, desigualdades..., y acaba con muchas cosas, entonces, ante la desgracia de las mayorías (que componen y mantienen el tejido social) se impone un periodo de crecimiento, y vuelta a empezar. La posguerra de Troya, las posguerras médicas y púnicas..., y qué decir de los sistemas posrevolucionarios de  los siglos XVIII, XIX y XX, que no acabaron como prometieron con la desigualdad en buena parte debido a su acendrado idealismo... Algunos países africanos, americanos y asiáticos me llaman mucho la atención porque no siguen estrictamente ese modelo, ellos no salen de la crisis, en buena parte porque sus clases dirigentes le están sacando rendimiento tanto al término ´país en vías de desarrollo´, como a la sensación de lástima y solidaridad internacional que genera tal desigualdad. Observo que al final son los mismos perros pero con distintos collares. 

   Parece que nos "aburre" llevarnos bien... La desigualdad es la moneda de cambio, mientras que la eterna búsqueda del equilibrio la marcan las necesidades básicas, quizá allí se encuentre la raíz de ese bucle perverso, o sea, que las necesidades básicas las marquen quienes no las tienen, o que lo hagan quienes las tienen.

   El futuro, quizá esté como creo que tu sugieres en unas hiper-renovadas super-estructuras internacionales refundadas y con las miras puestas en la educación, la justicia, el trabajo y la sanidad, universales, pilares básicos de la sociedad humana (el "bienestar" es producto de ello y no una finalidad esencial). Este es un momento crucial para que entre todos ayudemos a despertar esa consciencia que nos puede llevar a crear las bases para un mundo unido. Ese es el legado que nos toca dejar a las generaciones venideras; la historia termina por desenterrar los oscuros intereses de los insolidarios. La historia de los imperios está salpicada de injusticia, desigualdad, atrocidad, violencia, horror, de tod@s hacia tod@s, desde las personas, familias, pueblos, ciudades, hasta las naciones y continentes; no olvido los avances que aportaron, ¡pero a qué precio! La mayoría de los imperios, para conseguir sus "grandes logros" aplicaron su ´rodillo´ o visión única al resto por la vía impositiva. El conflicto es moneda de cambio y pago, y se nos enseña que en cierta medida es el impulsor de la mejora humana. Yo afirmo que el conflicto es la resultante del deseo de ser más y mejor, y que ese deseo nos lleva a la insatisfacción permanente, y vuelta a empezar. ¿Se puede ser más y mejor sin necesidad de hacerlo por la vía del conflicto? ¿Tiene algún sentido ser más y mejor?

   Como he creído entender que dicen algunos neurocientíficos, la sociedad humana tiene aún un fuerte condicionante jerárquico proveniente del mundo animal. Como dije antes, sin una educación esencialmente humana no veo una solución cercana a este problema, que no es más que el reflejo de lo que históricamente hacemos por "imperativo natural".    

   ¿Ya hemos resuelto el problema? Je, je, je... 

   Un abrazo.




Hola Jorge.  

   Estoy completamente de acuerdo contigo en lo que concierne a la recurrencia de conflictos bélicos y en la importancia que la educación pueda tener en mejorar la condición humana. Pero creo que lo que dices sobre el desempleo y la reconstrucción después de la segunda guerra mundial solamente explica parcialmente el pleno empleo en la época de 1945-1975. No todos los países sufrieron una destrucción igual. Australia, el país de referencia del grafico, sufrió muy poco destrucción y Estados Unidos prácticamente  ninguna. Entonces no todos los países necesitaron 30 años para reconstruir y reparar el daño causado por la guerra. Sin embargo todos disfrutaron del mismo periodo de pleno empleo durante 30 años que terminó cuando se establecieron las ideas neo-liberales en 1975.

   Lo que permitió el pleno empleo era principalmente el uso generalizado de déficits fiscales, de forma casi continua,  para asegurar una demanda agregada adecuada y así también el pleno empleo. Por supuesto la influencia de Keynes facilitaba esta política entonces. Asegurar una demanda agregada adecuada es una política que todos los países que tienen su propio dinero pueden, y deberían, perseguir. Desgraciadamente la situación en la zona € es más  complicada. Hasta que la zona € cree una tesorería federal que esté dispuesta a incurrir déficits a largo plazo, o el BCE de forma no muy democrática empeñe este rol, desgraciadamente nada se solucionará y el Euro este condenado.  

Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario