domingo, 20 de mayo de 2012

VIVIR: ¿APRENDIZAJE CONSTANTE O PROGRAMACIÓN?

Mi fotoHace unas pocas horas veía un programa en la TV en la que unos neorocientíficos hablaban de algunos comportamientos del cerebro humano. La verdad es que quién no ha visto en los últimos años algunos de estos programas. En un momento del documental, uno de los científicos dijo que el cerebro preestablece patrones de comportamiento continuamente como resultado de la constante combinación de la información recibida del mundo exterior. Dicen haber descubierto que instantes antes de tomar una decisión, esta ya fue tomada.

Con algunos de estos razonamientos aún frescos me acosté, y unas pocas horas después me he despertado y he comprobado en ese estado de “duermevela” como la mente ha establecido a la velocidad del rayo la secuencia de acontecimientos con los que comenzaría el día. A la misma velocidad me he dado cuenta de que estos chocan frontalmente con la realidad de cada momento. Nuestro sistema cerebral propone soluciones estándar a problemas siempre nuevos. Eso genera una angustia considerable y es generador de conflicto, violencia y esfuerzo, no sólo en uno mismo sino que lo extendemos a la sociedad. ¿Es inevitable?

Mientras el cerebro-mente gana tiempo con dicha estrategia, que pretende salvaguardar la vida y prolongarla lo máximo posible a cualquier precio, busca una solución para paliar las crisis y entonces crea el futuro como una recombinación de elementos del pasado almacenados en forma de recuerdos existentes en la memoria. ¿Qué determina la combinación de pensamientos en cada momento?

Así pues el pensamiento actúa en capas más profundas que de no estar muy atentos pasan desapercibidas. Eso indica que nunca o casi nunca funcionamos en “modo manual”, porque la entidad que llamamos “el yo” constituye un complejo programa que determina el comportamiento frente a los hechos de la vida; programa que no puede paliar el conflicto de intereses y que luego se propaga en nuestras relaciones sociales.

Así que cuando entramos en crisis existencial más o menos profunda solemos paralizar en determinados momentos el sistema descrito, y ante el vacío, la soledad y el vértigo que sentimos, nos solemos asustar tanto, que nos abandonamos al programa de supervivencia para que nos conduzca nuevamente a la senda del más puro condicionamiento, donde encontramos seguridad.

Nos corresponde ser serios para terminar dándonos cuenta de los resultados personales y sociales de tales comportamientos. El cambio radical llegará si ese darse cuenta es verdadero.

2 comentarios:

  1. Así parece que se da nuestra vida, más todo lo descrito se realiza a través del pensamiento, siendo éste el dueño y señor del desplazamiento de nuestro ser del presente. Cada vez que al escuchar una conversación u observar un acontecimiento en nuestra vida el pensamiento se pone en marcha, primero nos impide seguir escuchando u observando como actividad completa y única y segundo prepara los argumentos para contrarrestar o afianzar lo escuchado desplazándonos del presente al pasado o al futuro.
    Pedro Calvo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pedro. ¿Crees tu que sería posible detener el pensamiento? Y si lo ves posible, ¿qué le ocurrirá entonces a la mente con relación al proceso del que hablas?

    ResponderEliminar