lunes, 5 de diciembre de 2011

Editorial: Libérate... (La medicina milagrosa: La Biodescodificación)



Querid@ Lector@.

   Ante la proliferación de terapias procedentes de la Nueva Medicina quisiera exponer mi opinión sobre una de ellas: La Biodescodificación

   Después de visionar unas 4h de videos del señor Enric Corbera (máximo exponente de esta terapia según me ha parecido), he de decir que teóricamente creo haber entendido más o menos lo que él plantea, y es por esta razón por lo que voy a expresar mi opinión (de un lerdo en materia de medicina), de forma provisional y nada concluyente. Te diré, qué pienso hoy sobre la biodescodificación, ya que, como muchas personas yo también estoy interesado en tener una mejor calidad de vida y en superar las posibles enfermedades que se presenten.

   En principio estoy de acuerdo con la idea de que somos nosotros mismos, con la mala gestión de nuestras emociones y pensamientos los que producimos desequilibrios orgánicos que derivan en enfermedades más o menos importantes. El dolor que ellas producen es un aviso de que algo no marcha bien. La medicina científica una vez analizados los síntomas, y después de muchos estudios comparativos, habla de patología de las enfermedades. Por su naturaleza, la ciencia nunca dice que haya resuelto completamente un problema porque siempre hay excepciones. Más bien hace lo que puede con las limitaciones impuestas por el método científico.
En cierta medida la medicina científica me recuerda al cuerpo de bomberos, está allí donde el peligro amenaza la vida. Se basa casi siempre en destruir la enfermedad y por ello es agresiva y en ello radica su efectividad. Pero no se pueden matar "moscas a cañonazos" y decir que el método es efectivo porque está archicomprobado, también hay que bajarse del árbol y escuchar otras propuestas sin sacar las uñas y acusar de intrusismo o denominar como paracientífico a todo aquél conocimiento que no se ajusta a un modelo decimonónico. Escuchar al otro, aunque lo que tenga que decir nos resulte insoportable, es un magnífico ejercicio.

   Hay personas que opinan que se está instaurando el nuevo paradigma para la ciencia y que se basa más o menos en tener en cuenta la concepción holística del individuo, o sea entender a este como un todo más que como una suma de partes. Parece ser que esa es una de las principales razones de que se creara hace unas décadas en occidente la hoy llamada Nueva Medicina.  Sin embargo, bajo esta denominación también se han incluido ciertos métodos y terapias que poco o nada tienen que ver con esta naciente disciplina. 

   Más allá de las agrias controversias que las dos concepciones de la salud han desencadenado, y de los esfuerzos por ambos bandos de demostrar que tienen la razón, creo que se impone el sentido común y la lógica libertad del ser humano para elegir lo que crea conveniente. Pero volvamos al tema que nos ocupa.

   Hay una antigua teoría sobre el dolor que me parece muy sensata y que cataloga al dolor como un importante mensajero. También estoy de acuerdo con que si huimos del dolor demasiado rápido, entonces nos perdemos el mensaje que este nos quiere dar. Es sabido que las grandes enfermendades han cambiado el caracter y el planteamiento vital de muchas personas, haciéndolas en bastantes casos más humanas. Por lo tanto es muy posible que la terna formada por la enfermedad, el dolor y el aprendizaje vayan unidos, y que más que huir del dolor hay que escucharlo y aprender de él.

   Ahora bien, si no he entendido mal, Enric habla sobre el karma, las vidas anteriores y la gran influencia que las acciones y comportamientos de nuestros antepasados tienen nuestra forma de enfrentar la vida (a esto le llama El Transgeneracional); y creo haber entendido también que todo ello nos afecta por tratarse este de un universo donde todo se relaciona. Así pues nuestros "nudos" emocionales y mentales tienen en muchas ocasiones ese componente transgeneracional, según dice el Sr. Enric C.
A mi juicio esta terapia contiene ciertos elementos científicos mezclados con algunas de las más importantes creencias arcáicas y aderezadas con las aportaciones del Sr. Corbera. En fin, para este lerdo en la materia, insisto, a mí me parece un mezcladillo exótico que desprende cierto tufillo a método milagroso y que gira entorno a Enric como gurú de esta terapia. Y tenga o no tenga razón este señor espero que sea receptivo a lo que le dicen los que tienen dudas razonables acerca de su método, tanto si son profesionales de la salud como si no lo son.
Ustedes pueden y deben juzgar por sí mismos visitando la página del Instituto Español de Biodescodificación y visionando los videos que hay en Youtube.

   A estas alturas quiero decir bien alto y bien claro que ni soy científico ni paracientífico y que no estoy de acuerdo al 100% con ninguna de las dos partes. Más bien pienso que ambas tienen cabida y que ambas han recorrido un largo camino. Yo me refiero al rigor y a la claridad con la que ambas posturas deben expresarse para poder entenderse y colaborar.

   Lo que afirma Enric es que es posible curar con este método, en un % considerable, enfermedades varias, incluyendo las más graves y en procesos avanzados. Él afirma que ha realizado varias de esas curaciones. Así que le propongo una cosa a él y a su equipo: si no lo ha hecho ya, sería de agradecer que el Instituto Español de Biodescodificación publicara un informe abierto con sus resultados para darle credibilidad y permitir una investigación independiente paralela. No olvidemos que para un enfermo grave la esperanza es su única tabla de salvación y si le quitamos eso...

   Allá el Sr. Enric con su conciencia si se equivoca en un % significativo de sus diagnósticos y terapias a medio y largo plazo. Mientras este método no atente contra el equilibrio psicológico ni deje secuelas graves en los afectados yo no tengo nada más que añadir. Sólo llamo la atención del público sobre la exigencia de transparencia que todo paciente debe ejercer sobre el terapeuta y más aún en el caso de enfermedades graves.

   Hasta aquí mi opinión, el resto se lo dejo a ustedes, y el debate especializado (que no encarnizado ni sectario) a los terapeutas. 


Nota:
Os invito a leer y reflexionar este artículo http://sociedad.elpais.com/sociedad/2011/12/19/actualidad/1324325626_211066.html
No es innovador pero más o menos muestra como están las cosas hoy entre la ciencia y las terapias alternativas.
Aquí tenéis la reciente réplica al anterior artículo realizada por las autoridades homeopáticas
http://www.abchomeopatia.com/respuesta-al-ministerio-de-sanidad/
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario